Ovejas para abrigar a ricos y pobres. • Iberica Feeding Stuff
Llamar a +34 924 38 95 56 Correo electrónico: info@ibericafs.com
0 artículos0,00

No hay productos en el carrito.

Ovejas para abrigar a ricos y pobres.

¿Cuántas ovejas has contado a lo largo de tu vida para poder dormir? Todos conocemos el aspecto tan curioso de estos animales. Y es que lo que las rodea no es algodón de azúcar; es lana. Ha estado presente en nuestra vestimenta desde hace muchos años. Pero esto, tiene mucha más historia. Los gremios de la lana conforman un conjunto de saberes culturales, tradiciones y confluencias de diferentes culturas que a lo largo de la historia han servido de vestimenta tanto a grandes emperadores como a los más humildes de los habitantes.

Las ovejas, animales mamíferos y rumiantes, son mansos y tranquilos, los cuales saben obedecer perfectamente a la voz conocida del pastor, ya que son usados como ganado. Es un animal que se adapta perfectamente a los climas y la lana le sirve para protegerle del frío. Su alimentación de basa en hierba, aunque se suele acompañar con pienso y cereales. Las ovejas pueden ser destinadas para la producción de leche, de lana o para reproducirse, dando lugar a los corderos. Existen varias razas, lo que hace que varíen en tamaño y en color.

El proceso de quitarle las lana, se denomina esquila. Se hace un vez al año, en verano, para que cuando comience el frío, la lana ya haya comenzado a crecer. Como hemos dicho antes, les sirve de abrigo en las épocas invernales por lo que, el proceso de la retirada de la lana, supone para el animal una merma en su capacidad de guardar el calor. Por lo que, la alimentación y la cantidad de la misma de estos rumiantes debe estar en consonancia con la época en la que se encuentre. Así, evitaremos el desfallecimiento del animal a causa del frío.

Tantas lanas como razas

Primero que todo, aclaremos que la esquila de las ovejas no supone ningún efecto perjudicial a la misma. Como a todos los seres vivos, el equilibrio es la clave para gozar de una correcta salud. Alimentación, agua potable y efectuar la esquilada por profesionales y en la época correcta son la combinación ideal.

Adentrándonos en la composición de la lana, diremos que está formada por dos tipos de folículos productores de lana: primarios y secundarios. Los folículos primarios se desarrollan dentro de la piel del cordero cuando aún está en el útero materno. Éstos son los más gruesos y grandes. Los secundarios son más pequeños y mucho más abundantes. Existe una relación entre éstos dos, siendo diferente en cada raza. Las razas productoras de lana, como es el caso de la merina, tienen más folículos secundarios asociados, lo que desemboca en producir lana más fina.

La lana crece sobre el animal formando el vellón y se agrupan formando lo que se conoce como mechones. El espesor y forma de estos mechones dependerá, de nuevo, de la raza. Las cualidades de la lana son únicas, por lo que ha sido utilizada durante siglos en la industria textil. En sus orígenes de forma artesanal y actualmente, mucho más mecanizado. Presenta distintas cualidades, entre las que destacamos:

  • Absorción de la humedad
  • Aislamiento térmico
  • Repelencia al agua líquida
  • Fácil limpieza
  • Resistencia a la rotura

No es baladí; es un arte

Es un proceso con historia. Como hemos adelantado antes y cuestión a la que le dedicaremos el tiempo que se merece más adelante, es un proceso que se ha consolidado en rutas de la lana. Ha dado lugar a la confluencia de diferentes manos, encargadas de cada parte del proceso, derivando en una calidad y aprecio social y mercantil destacado.

Comienza con la esquila del animal. La esquila es cuando se corta la lana de las ovejas. Las ovejas son encerradas en un corral grande y posteriormente se llevan en pequeñas cantidades a un corral más pequeño donde el esquilador, corta a lana con mucho cuidado de no dañar al animal. Lavado de la lana obtenida de la esquila. Esta se lava prolijamente con agua caliente, extrayendo todos los restos orgánicos que se van adhiriendo a ella a lo largo de la vida del animal. Luego se enjuagan con agua fría. Le sigue, el secado de la lana. Una vez que la lana está limpia, se deja estilar y se deposita sobre una superficie plana para que se seque al sol o cerca de una fuente de calor.

Seguidamente un nuevo proceso; éste consiste en estirar los fragmentos de la lana esquilada, separando a mano cuidadosamente las fibras sin que se corten, hasta que adquieran una textura suave y un peso muy liviano. El hilado de la lana, se realiza ya sea con un huso (instrumento tradicional) o una rueda (máquina artesanal). Consiste en torcer las fibras de la lana escarmenada hasta obtener un hijo del grosor deseado. Se recoge la lana hilada en vueltas iguales con un aspa para crear una madeja, la que se lava nuevamente con jabón para eliminar todo tipo de residuos que aun estén en ella. Después de este lavado, se utiliza con su color original o se tiñe con el color deseado.

Se selecciona el producto vegetal del que se desea obtener el color para teñir la lana, el cual se hierve en agua hasta lograr que se desprenda el color. Se agrega la lana mojada enmadejada y, finalmente, después de un periodo de cocción, se agrega una sustancia que fija el color (sal, vinagre, entre otros). Cuando la lana teñida ya está seca y el telar se ha preparado según las medidas de la prenda que se va a elaborar, la artesana inicia el tejido urdiendo la lana en el telar y, gracias a su particular experiencia, entrelaza las hebras y da origen a un producto único y completamente artesanal. Pueden ser tejidas también con un palillo o crochet. Terminado el tejido, se corta el telar y se atan los nudos de ambos lados. Asimismo, se cortan los nudos e hilos que sobresalen a lo largo de todo el tejido.

Una vez más; los animales nos sorprenden. El cuidado de su alimentación, la delicadeza y experiencia a la hora de utilizar alguno de los tantos bienes que nos pueden ofrecer. Todo esto, durante cientos de años, ha proporcionado a los humanos una forma más de protegerse y sobrevivir. La lana, ha sido apreciada por ricos y pobres. El arte de la lana, un oro natural capaz de crear un tráfico mercantil que sobrepasa las fronteras. En otra entrada, hablaremos sobre la importancia de los gremios y sus infinitas rutas.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *